sábado, 12 de noviembre de 2011

Un México para todos


Manuel Gómez Granados
Josefina Vázquez Mota presentó su más reciente libro Nuestra Oportunidad. Un México para Todos, en el que narra 22 conversaciones con líderes destacados por ser impulsores de profundas transformaciones en sus países.
El texto ofrece diversos elementos de las agendas que, desde la experiencia de cada una de estas personalidades, deben considerarse para lograr cambios en nuestras sociedades. Diría que es un ejercicio de perspectivismo al estilo de Ortega y Gasset, quien propone reconocer el carácter múltiple y cambiante de la realidad de la que es posible tener múltiples perspectivas, enfoques y acentos pero considerando, que esa multiplicidad puede ser “unificada”, pues al fin y al cabo la verdad es sinfónica.
Entre los temas que llaman la atención está la amplia coincidencia de que México es una Nación importante en el mundo de hoy, pero que no ha conseguido “concretar” todo su potencial para lograr mejores niveles de vida para las familias. Los puntos de vista de por qué sucede esto tienen que ver con candados que no se han roto, que atan el país al pasado y con resistencias al cambio.
Las conversaciones subrayan algunos temas económicos críticos para el crecimiento, entre los que destaca la urgencia por consolidar las sociedades económicas regionales de México. Además, consideran que deben buscarse finanzas públicas más fuertes y para lograrlo es indispensable modernizar el sector de la energía.
Dos aspectos adicionales en la esfera económica que se recalcan son la necesidad de más certeza para la competencia y el reforzamiento del mercado interno. Ambas medidas se vinculan como factores que permitirán consolidar y ampliar las clases medias de México, que son clave para el progreso, la democracia y la justicia.
Prácticamente en todas las conversaciones aparece el tema de la calidad de la educación como una prioridad que debe asumirse, porque sin ella no es posible el progreso de las sociedades.
Y por supuesto, en todo el mundo existe interés por encontrar caminos para alcanzar más seguridad y justicia. Éste es un tema en el que se insiste mucho y tiene una dimensión global, ya que es un factor fundamental para la libertad de las personas.
Vázquez Mota dialogó sobre la importancia de los acuerdos para el avance, de los acuerdos con y para los ciudadanos, de los acuerdos para fortalecer las instituciones.
Y una de las lecciones más reiteradas por los líderes internacionales es que el diálogo es clave para los acuerdos, que los liderazgos sí importan para construirlos y para lograr la confianza de los ciudadanos.
Una parte muy destacada de cada conversación son los retos que enfrentan los jóvenes en un contexto mundial complejo, donde las sociedades de cada país están cada vez más vinculadas entre sí.
Y por supuesto, un aspecto que no podía faltar en el libro es el creciente rol de las mujeres en la política, y los desafíos que tienen en una actividad que hasta hace poco era casi exclusivamente de los varones.
Entre los entrevistados aparecen Enrique Iglesias, Condoleezza Rice, Michelle Bachelet, Rosario Marín, Laura Chinchilla, Felipe González, César Gaviria y un largo elenco de personas experimentadas que nos observan como país y nos comparten, a través de Josefina Vázquez Mota, su visión de México.
Se trata de un libro que vale la pena leer y mirarnos en un espejo para reconocer nuestras fallas pero, sobre todo, para ver áreas de oportunidad que otros detectan. En un México triste y con poca esperanza, este libro es una luz en la oscuridad.
                *Analista
                manuelggranados@gmail.comPrincipio del formulario

No hay comentarios:

Publicar un comentario