viernes, 2 de diciembre de 2011

Angustia de madre



Jesús Arturo Torres León.

Creo que le hago un daño muy grande a mi hijo con mi manera de facilitarle todo, regañándolo, castigándolo, creyendo que con esas reprimendas se aliviará de sus adicciones.

He tenido que meditar mucho para entender
que mi hijo es una persona independiente,
que tiene el derecho a decidir sobre su vida,
que Dios mismo le dio la libertad
y que respeta lo que hagamos.

Pero también sé que Dios nos da la conciencia para distinguir entre el bien y el mal.

No puedo permitir la derrota y pensar que todo lo que he hecho ha sido en vano.

Pero debo comprender que sólo Dios, y su círculo más cercano de amigos pueden hacerle ver el mejor camino.

Creo que lo mejor es hacerme a un lado
y tener la confianza de que existe un Dios
y que precisamente por ser superior a todos
puede hacerse cargo de mi hijo.

Si aprendo a confiar más y a angustiarme menos, todo será mejor para él y para mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario