sábado, 4 de febrero de 2012

El valor de la democracia


Manuel Gómez Granados. De nada sirve decirse demócrata, pregonar las virtudes de la democracia y alabar a quienes son ejemplo de ella, si no se está dispuesto a correr los riesgos de practicarla.

El requisito de la democracia es la libertad. No puede elegir democráticamente quien no es libre. Pretender eso, es regresar a la simulación que los mexicanos rechazamos en el año 2000.

Mañana, los militantes del Partido Acción Nacional tendrán la oportunidad de refrendar sus convicciones democráticas o bien obedecer consignas: elegirán a su candidato a la Presidencia de la República, y pueden hacerlo libremente o bien haciendo lo que otros les manden.

Es una pena que este proceso, a decir de ellos mismos, esté  marcado por presiones, descalificaciones e intentos para limitar la libertad de elegir. Lo más grave es que los militantes del PAN, que en otras épocas han dado ejemplo en sus procesos internos para seleccionar a sus candidatos, ahora se muestren comprando votos, amenazando y hasta calumniando. Lejos de ser el ejemplo que todos los partidos deberían seguir, el PAN se lastima a sí mismo con esas actitudes. Como sea, los plazos son fatales, y mañana habrán  de elegir a quien representará al PAN en la elección constitucional.

Dadas las opciones presentes, es claro que los militantes del PAN prefieren a Josefina Vázquez Mota, lo dicen todas las encuestas. El margen de preferencia es abrumador, oscila entre el dos a uno y hasta el cinco a uno, según el criterio con el que se mida. No es sólo popularidad, pues cualquiera sabe que Josefina nunca ha recurrido al culto a la personalidad. Lejos de ello, la confianza que miles de panistas y ciudadanos comunes le expresan es resultado de años de servicio público, de honestidad, de capacidad para lograr acuerdos y de su disposición a cumplir siempre su palabra.

Josefina, como secretaria de Desarrollo Social acompañó y apoyó a las víctimas de los desastres naturales, promovió políticas públicas eficaces en el combate a la pobreza, rompiendo incluso con una política social clientelar. En la SEP impulsó la educación de calidad, aún contra fuerzas muy poderosas. En la Cámara de Diputados, demostró su capacidad para lograr acuerdos, a pesar de contar con minoría.

Vázquez Mota goza de gran prestigio y una gran trayectoria como funcionaria y panista, y es una ciudadana reconocida por las organizaciones de la sociedad civil. Su prestigio profesional, su lucha por un México mejor y sus talentos, la hacen  la mejor candidata del PAN para la elección constitucional de julio próximo, y la única que puede competir realmente con los candidatos del PRI o del PRD. En un país que se caracteriza por el ataque, la calumnia barata y las descalificaciones, Josefina garantiza que, al menos de su parte, las campañas no sean ejercicios de ataque o desprestigio de sus adversarios, sino espacios de reflexión que permitan encontrar el mejor camino y las mejores personas para resolver los problemas que México enfrenta hoy.

Ojalá que los panistas voten y voten libremente, sin importar las presiones o las amenazas. Ojalá que el PAN se posicione nuevamente fiel a sus principios, a su tradición y sus prácticas democráticas. No hacerlo dañaría no sólo a Josefina y el proyecto que ella representa, sino al PAN y al país en su conjunto, porque, ¿cómo se podría explicar que la que va adelante en todas las encuestas no gane en la primera vuelta de la votación?

*Analista

Enlace: http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=807774

No hay comentarios:

Publicar un comentario