domingo, 11 de noviembre de 2012

Washington y Colorado legalizaron ya, ¿y nosotros?


Manuel Gómez Granados.
La Crónica de Hoy.
Domingo 11 de noviembre de 2012.

Uno de los derivados más importantes de la elección presidencial de fue la aprobación en dos estados de aquel país, Washington y Colorado, de propuestas que legalizan el uso recreativo de la mariguana. En otro estado, Massachusetts, se aprobó una medida similar aunque limitada al uso medicinal de ese producto. No todas las propuestas se aprobaron. En Arkansas se rechazó una propuesta para aceptar el uso medicinal de ese vegetal y en Oregon, donde ya se ha despenalizado y se acepta el uso medicinal, se rechazó una propuesta, similar a las de Washington y Colorado, para legalizar el uso recreativo.

Actualmente 18 estados y el Distrito de Columbia han adoptado alguna medida que despenaliza, descriminaliza, acepta el uso medicinal o, en los estados referidos, acepta el uso recreativo.

Para comprender el alcance de los refrendos en Washington y Colorado, es necesario ubicarlos en la perspectiva de procesos de largo aliento. En Washington, el proceso inició en 1998, y en Colorado en 2000, con medidas que des-priorizaron la persecución de la posesión y/o el consumo de mariguana, luego lo despenalizaron. Posteriormente, aceptaron el uso medicinal y luego de varios años de observar los efectos de estas medidas optaron por aceptar el uso recreacional de la planta.

No fue una acción súbita. Resultó de un debate de más de 10 años. Lo que es más, en Colorado la legalización plena de la mariguana fue más que Obama. En otras palabras, hubo quienes votaron por Mitt Romney en la presidencial y —a pesar del prohibicionismo republicano— votaron por legalizar la mariguana. Obama logró un 51% del voto en Colorado (http://bit.ly/resultadosColorado2012), pero la mariguana fue legalizada con el 55% del voto (http://bit.ly/MariguanaColorado). Además, Obama no ganó todos los condados de Colorado, mientras que la legalización ganó en todos los 64 condados de ese estado.

Y si hubiera dudas sobre los beneficios de la medida, basta comparar lo que ha ocurrido en Washington y Colorado en los últimos 14 y 12 años para darse que los estados de la Unión Americana o los países que han mantenido restrictivas, no logran sus objetivos.

Más bien al contrario. Los estados que mantienen políticas prohibicionistas necesitan dedicar mayores recursos de sus presupuestos al combate del narcotráfico sin que logren de manera significativa los índices de consumo.

No existe correlación entre legalización y aumento del consumo de cualquier droga, incluido el alcohol; no depende sólo de si es legal o no. En EU los dos estados con mayor consumo (Alaska y Vermont) han legalizado, y reportan tasas de uso de 15.8% y 14.9%, pero después siguen tres estados que no han legalizado (Rhode Island con 14.8%, Nueva Hampshire 14.6% y Massachusetts 14.2%). Y sí, el consumo en Vermont es ligeramente superior a los siguientes estados, pero sólo es por décimas de punto porcentual.

En Maine, que despenalizó en 1999, las tasas son de 12.45 (es el estado no. 13 de acuerdo a su consumo) mientras que en Missouri (el no. 14) que penaliza el consumo y posesión, registra 11.93%, que es incluso superior al 11.8% que reporta Nueva York (no. 15), que también penaliza, y superior a California (no. 18) con un uso de 11.07% de su población, que no penaliza desde 1996. El caso más extremo es el de Nueva , que despenalizó en 2010, reporta un uso de sólo 8.7% y es el estado no. 47 según la intensidad del uso de la mariguana. Los datos de consumo por estado se encuentran en www.samhsa.gov/, un sitio oficial del gobierno de EU y los relativos al estatuto legal de la mariguana en http://medicalmarijuana.procon.org/.

Más allá de los análisis de estos datos, el gobierno de México, en especial el gobierno entrante, debería evaluar a fondo la estrategia de combate al narcotráfico. No hemos logrado las metas que se buscaban ni se invirtió lo necesario en educación y prevención. Como lo reportó la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, el consumo de drogas e ilegales en México aumentó. Además, la lucha como está ahora es muy cara, y va en sentido contrario de lo que los estadunidenses quieren para su país. Ya desde 2011 existe en EU una mayoría que favorece la legalización de la mariguana (http://bit.ly/GallupUSAPot2011), y en contra de lo que otras naciones de América Latina, Uruguay en especial, tratan de hacer para atacar el narcotráfico y sus efectos. Como decía Luther King: una nación que gasta más dinero en armamento militar que en programas sociales se acerca a la muerte espiritual.

manuelggranados@gmail.com

Enlace: http://www.cronica.com.mx/notaOpinion.php?id_nota=705880

No hay comentarios:

Publicar un comentario