viernes, 13 de septiembre de 2013

JOSÉ RAMÓN ARAMENDI MENDIZABAL, DIRECTOR DE CÁRITAS DE LA DIÓCESIS DE SAN SEBASTIÁN, EN EL PAÍS VASCO, Y KOLDO MURO, RESPONSABLE DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL DEL MISMO ORGANISMO, VISITAN COMUNIDADES MARGINADAS DE MÉXICO


Por: Fernando López Anaya

José Ramón Aramendi Mendizabal, director de Cáritas de la Diócesis de San Sebastián, en el País Vasco, y Koldo Muro, responsable de cooperación internacional del mismo organismo, visitaron la Universidad Alianza Hispana de la ciudad de Chignahuapan, Puebla. El motivo del encuentro fue compartir su experiencia de colaboración internacional a través de los proyectos que apoyan en América Latina y África.

José Ramón Aramendi hizo hincapié en la responsabilidad social que Cáritas de San Sebastián asume para con las comunidades más pobres, y en la necesidad de acompañarlas desde la Caridad que nace cuando nos sabemos hijos de Dios. Expresó que la acción de Cáritas encuentra sus motivaciones más profundas en el mismo Amor de Dios. Finalmente, Aramendi no ocultó su sorpresa que le han causado las mujeres indígenas de la Sierra Norte de Puebla, específicamente del municipio de Chiconcuautla, mujeres emprendedoras, alegres, que no dejan de luchar por pasar de condiciones de vida menos humanas a condiciones de vida más humanas, y del entusiasmo y entrega que ponen cuando se trata de cultivar hongos comestibles para que coman ellas y sus familias, y además tengan un pequeño excedente en la producción que les sirva para incrementar el ingreso familiar.

En el marco de esta visita, Koldo Muro sensibilizó a los estudiantes de la necesidad de pensar en los que más necesitan ayuda, en quienes la pasan “peor que uno”, y de la responsabilidad que representa el talento que cada uno tiene para la construcción de un mundo mejor.

Koldo habló a corazón abierto y nos compartió una singular experiencia que tuvo en el cuerno de África, Etiopía. Él se reunió con una comunidad diocesana y con el obispo, y acordaron atender una aldea que, a juicio del obispo, requería una atención especial debido a las carencias de luz eléctrica y agua en la zona. El equipo de Cáritas de San Sebastián y gran parte de la comunidad de la aldea se reunió para analizar las necesidades y las posibles soluciones. Fue notoria la participación de los varones de la comunidad y el silencio de las mujeres, pero no faltaron propuestas de solución y el ejercicio por aclarar las auténticas urgencias que se habían de atender. Al final de este debate de ideas, y después de que los varones trazaran el rumbo que la aldea debía seguir, una mujer tomó la palabra y dijo, “necesitamos que nos acerquen el agua que utilizamos en la aldea, porque las mujeres tenemos que recorrer diariamente una distancia de 15 kilómetros por baldes de agua, y además en el trayecto los hombres nos violan”, cuando terminó de hablar, imperó en el ambiente el silencio y la indignación.

Koldo expresó a los estudiantes que después de escuchar las palabras valientes de la mujer que denunció los abusos de los hombres de la aldea, inmediatamente se identificó con las necesidades de esas mujeres, y pensó en sus hijas, en su esposa, en su madre, y a través de Cáritas de San Sebastián facilitó lo que estaba en sus manos para que al menos en esa comunidad y para esas mujeres, el traslado del agua a su aldea no fuera motivo de riesgo de agresión sexual.

Experiencias como esta han significado para Koldo lágrimas, dolores de cabeza y preocupación,  incluso impotencia, pero siempre hay razones para no abandonar estos proyectos y vuelve a la carga desde una clara y decidida opción por los pobres. Para José Ramón y Koldo se aplican las palabras del filósofo alemán Fichte cuando habla de la voz de la conciencia “Sólo hay dos cosas permanentes e imperecederas en el yo: la voz de la conciencia y la libre obediencia a esa voz”.


Tanto José Ramón Aramendi como Koldo Muro se reunieron con Cenadin ac, Chesterton Instituto Superior ac, Fundación Luis María Martínez IAP y otras organizaciones de la sociedad civil para ver posibilidades concretas de cooperación. Agradecemos la visita de estos amigos y el hecho de que compartan su experiencia generosa y solidaria, pero sobre todo agradecemos el don de sus personas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario