miércoles, 28 de mayo de 2014

Advierten rezago en ingreso salarial


Fuente: Reforma
Cd. de México (28 mayo 2014).- México no promueve políticas salariales para reducir la pobreza, lo que se refleja en la caída del poder adquisitivo, advirtió el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona.

"Hay una serie de acciones que los gobiernos de México han hecho; más niños en la escuela y más pisos firmes, incluso la Cruzada Nacional contra el Hambre, son elementos implorantes, pero el gran complemento de todo esto es la política económica y lo que le pasa a los salarios en México, eso no depende de la política social", indicó en entrevista.

"La dimensión de la pobreza que no ha levantado en México es la de los ingresos, la de los salarios. Cuando la carrera la ganan los precios y no los ingresos, va a ser muy complicado reducir la pobreza", subrayó.

El ingreso promedio que reciben las familias mexicanas, alertó, no ha evolucionado favorablemente en las últimas tres décadas.

Así, explicó, si bien el ingreso laboral nominal, es decir, sin quitarle el efecto de la inflación, subió alrededor de 33 por ciento entre 2005 y 2014, la inflación en ese periodo fue de 45 por ciento, es decir, aumentaron más los precios que el salario de los mexicanos.

En este mismo periodo, apuntó, la canasta alimentaria aumentó 72 por ciento.

"Para el Coneval, el gran complemento de las políticas sociales es lo que le pasa a la economía y lo que le pasa a los salarios. Ese debate no ha estado ahí, el de cómo aumentar la productividad, el debate incluso de subir más o no el salario mínimo", señaló.

"En el tema de la pobreza deberían estar involucradas muchas Secretarías de Estado, no solamente la Sedesol; (tendrían que estar) Economía, Hacienda, Sagarpa, hasta el propio Banco de México. Un aumento a los precios nos aumenta la pobreza, hay que tener esta reflexión", insistió.

Los ingresos laborales, detalló, constituyen entre el 60 y 65 por ciento de los ingresos de las familias.

"Es un ingreso bien importante para muchos mexicanos, como para un servidor; yo no tengo otras cosas (ingresos) y eso le pasa a muchos mexicanos", comentó.

"Aunque no sea una medición de pobreza oficial, lo que tratamos de hacer cada trimestre es, uno, ver cómo le está yendo al ingreso real con respecto a la inflación y con respecto a los precios de los alimentos; luego el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), cuál es la tendencia de que nos alcance con los ingresos laborales para comprar una canasta alimentaria, o de que no nos alcance".

El lunes, el Coneval dio a conocer una caída de 5.7 por ciento en el poder adquisitivo en términos reales durante el primer trimestre de 2014, con respecto al mismo periodo de 2013, y registró un alza del ITLP, lo que indica que una mayor proporción de mexicanos no pueden comprar la canasta alimentaria con su ingreso laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario