domingo, 5 de octubre de 2014

Transparencia, confianza y democracia


Manuel Gómez Granados.

En México, la primera semana de octubre estuvo dedicada a la Transparencia. La Auditoría Superior de la Federación, el Banco Mundial, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos, el Instituto Nacional de Administración Pública y la Secretaría de la Función Pública organizaron conferencias, mesas redondas, y los poderes de la República se reunieron para hablar de la importancia del tema.

Como en otros años, también se entregaron premios cuyos montos y simbolismo resaltan lo que se hace bien, y muestran las tareas pendientes.

Uno de los premios de este año fue otorgado a la directora del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora, el ISSSTESON, doña Teresa Lizárraga, quien logró —junto con su equipo— integrar un mecanismo que permite transparentar las compras que realiza la institución que encabeza por medio de la figura de adjudicación directa. Es importante señalar que la adjudicación directa es un mecanismo que las instituciones del sector salud deben preservar para poder responder a coyunturas difíciles. El mecanismo creado, llamado Sistema Electrónico de Compras (SIEC), permite que se atiendan las necesidades de los derechohabientes de esa institución sin que las operaciones se presten a abusos o componendas. Cualquier sonorense puede consultar en las páginas virtuales del SIEC las condiciones que los proveedores ofrecen y, al hacerlo, conocer las razones por las que se asignaron los contratos que le permiten hacerse de los bienes necesarios para prestar el servicio.

Es claro que se trata sólo de un ámbito en el muy complejo escenario de las compras de gobierno a privados, pero las reformas que más cuentan al final del día son las que permiten inducir no sólo cambios en las leyes, sino —sobre todo—cambios en las prácticas diarias, en las maneras de hacer las cosas cotidianas. Ése es el mérito de este equipo y eso es lo que las instituciones que organizan el Premio Nacional a la Innovación en la Transparencia reconocen.

La transparencia es una de las más importantes tareas pendientes de la democracia mexicana, entre otras razones porque eventualmente permitirá acreditar que se hace un uso honrado de los recursos económicos y materiales del Estado. La honradez en el uso de los recursos públicos es importante por razones que superan la lógica de llevar un simple registro de los usos del dinero. La transparencia y la honradez son los cimientos que permiten construir relaciones de confianza, relaciones democráticas entre el gobierno y la sociedad civil, incluidas las empresas y las cámaras empresariales.

Muy frecuentemente, las empresas enfrentan un escenario paradójico pues, al mismo tiempo que siguen la lógica que dictan las cámaras de exigir transparencia a los órganos de gobierno, enfrentan las presiones de sus accionistas, consejos de administración, dueños o directivos para aumentar su participación en el mercado, sus utilidades.

Esas presiones hacen que muchos empresarios y sus empleados recurran a cuantos trucos estén a su alcance: regalos, comidas, cenas, boletos de avión o estancias en hoteles. Lo que sea es bueno si permite garantizar contratos del gobierno. El problema de estas prácticas es que sólo logran objetivos privados, egoístas, de corto plazo. Los modelos de ejercicio transparente de los recursos públicos como el que Teresa Lizárraga creó para ISSSTESON, justamente atacan ese tipo de prácticas: evitan que se desvíen recursos, que se asignen contratos por razones distintas a la más elemental lógica pero, sobre todo, ayudan a construir confianza y, al hacerlo, favorecen la construcción de instituciones y prácticas democráticas. Por eso, es justo felicitar a Lizárraga y reconocer su profesionalismo.

manuelggranados@gmail.com

Enlace: http://www.cronica.com.mx/notas/2014/860638.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario