martes, 16 de diciembre de 2014

El auge de los cultivos orgánicos desafía los sistemas de certificación en EU



La industria estadounidense de alimentos orgánicos, que mueve US$35.000 millones, casi se ha triplicado en tamaño en la última década, lo cual desafía la capacidad del Departamento de Agricultura de Estados Unidos de monitorear más de 25.000 granjas y otras organizaciones que venden cultivos y ganado orgánico.

Actualmente hay 81 entidades certificadoras, o grupos que ponen el sello de orgánico en alimentos en EE.UU. Pero de las 37 que fueron inspeccionadas de forma completa este año, 23 fueron citadas por no implementar de manera correcta los requisitos de certificación en granjas durante auditorías, según un informe interno del Departamento de Agricultura. Las 23 firmas no realizaron adecuadamente las inspecciones en las granjas ni examinaron correctamente las solicitudes para obtener certificación orgánica, entre otras cosas, indicó el informe.

Una investigación por separado de The Wall Street Journal de los registros de inspección del Departamento de Agricultura desde 2005 halló que 38 de las 81 entidades de certificación no respetaron en al menos una ocasión los estándares básicos del Departamento de Agricultura.

En ese lapso, 40% de estas 81 certificadoras han sido señaladas por el Departamento de Agricultura por realizar inspecciones incompletas; 16% de las entidades no citaron el potencial uso de pesticidas y antibióticos prohibidos por parte las granjas orgánicas, y 5% no previnieron la potencial mezcla de productos orgánicos y no orgánicos, según la investigación de The Wall Street Journal.

Las entidades certificadoras —organismos habilitados por el Departamento de Agricultura para inspeccionar y certificar granjas y proveedores orgánicos— incluyen pequeños grupos sin fines de lucro, agencias estatales y grandes multinacionales. Son remuneradas por las granjas o empresas que certifican.

El Departamento de Agricultura dijo que requiere que las certificadoras cumplan con muchos requisitos, y los problemas encontrados por The Wall Street Journal y el informe interno de la agencia reflejaron “un proceso muy riguroso de acreditación que requiere un cumplimiento pleno y la corrección de los problemas identificados”. Aquellos que no cumplen, como los 23 citados este año, tienen la oportunidad de corregir el problema, pero corren el riesgo de ser expulsados del programa de certificación si la irregularidad no es solucionada.

El Departamento de Agricultura agregó que sus certificadoras cumplían con 97% de sus regulaciones.

Los productos orgánicos pueden costar hasta el doble de la producción agrícola convencional, pero más allá de las etiquetas, los consumidores no tienen forma de determinar lo que es realmente orgánico. El público tiene que fiarse de las garantías de empresas y grupos sin fines de lucro de que los alimentos fueron cultivados siguiendo las reglas federales.

“La estructura general del sistema necesita un rediseño”, apuntó Chenglin Liu, profesor de derecho en la Universidad St. Mary en San Antonio, quien ha estudiado el sistema de certificación orgánica y ha manifestado preocupaciones sobre la rigurosidad de las entidades certificadoras y la falta de revisiones frecuentes a estas certificadoras por parte del Departamento de Agricultura. “Eso deja un amplio margen para errores”.

Tres entidades certificadoras han sido expulsadas del negocio de certificación por el Departamento de Agricultura, entre las 100 que fueron acreditadas para operar desde el comienzo del programa en 2002, según un vocero de esa agencia oficial.

“Utilizamos el conjunto entero de herramientas de aplicación que tenemos disponibles, al mismo tiempo que trabajamos con los parámetros legales del sistema de derecho administrativo”, afirmó un vocero del Departamento de Agricultura. “Cualquier problema de incumplimiento, por más pequeño que sea, es corregido”.

Whole Foods Market Inc., WFM +0.63% una cadena líder de supermercados orgánicos, sostiene que el sello orgánico aumenta el nivel de “integridad” para minoristas y consumidores, dice Joe Dickson, coordinador sénior de estándares globales de calidad de la empresa. Dickson, que también es miembro del consejo nacional de estándares orgánicos del Departamento de Agricultura, apunta que el sistema mostrará mejoras cuando el organismo adopte una base de datos en tiempo real de las operaciones con certificación orgánica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario