viernes, 9 de enero de 2015

2015: El comienzo de un nuevo ciclo económico mundial y su potencial impacto en los precios agrícolas



Por Pablo Adreani. Exclusivo para Infocampo

Comenzamos el nuevo año 2015 con fuertes cambios en los principales indicadores del mercado, todo no es como era antes. La bonanza económica de la última década se ha ido apagando luego de las sucesivas crisis financieras que golpearon a las puertas de las principales potencias mundiales. Solo China se viene salvando de una crisis, y esto es consecuencia de su influencia cada vez mayor en el mundo globalizado. 

A pesar de ello, las tasas de crecimiento proyectadas para China (7 % anual) se encuentran muy por debajo a las registradas durante los últimos 25 años, pero suficientes por el momento para no caer en crisis. El mundo viene de dos fuertes crisis, la primera en el 2008/2009 que impactó en la primera economía mundial, Estados Unidos, y recién ahora la principal potencia está mostrando síntomas de recuperación en su economía. Luego fue el turno de la Unión Europea, cuya crisis se extiende hasta el día de hoy, Alemania y Francia no logran recuperar sus poderosas economías sustentadas en sus productos de exportación, España e Italia no pueden salir de la crisis con la velocidad que el resto de los miembros de Europa quisieran, Grecia se suma con la incertidumbre política y el avance de los partidos de izquierda, Japón tampoco muestra indicadores de crecimiento. Y a todo esto se agregan las previsiones de menor crecimiento en la primera potencia del comercio mundial, China, que acumula fuertes superávit comerciales mes a mes; acentuando el desbalance con el resto de las potencias mundiales. 

A todo este escenario se debe agregar la reciente crisis en el mercado de petróleo, con una caída en el precio del barril del 50% en los últimos 5 meses, llegando al mínimo de 52 u$s/barril en la primer jornada hábil del 2015. La baja en el precio del petróleo obedece a la decisión política de los principales países de la OPEP de no reducir su producción diaria, aumentando el volumen de oferta en un momento donde la economía mundial muestra síntomas de debilidad por todo lo descripto en párrafos anteriores. Hay que diferenciar muy bien el mercado del petróleo del mercado de los comodities agrícolas. En el caso del petróleo los países productores-exportadores pueden aumentar o disminuir su producción diaria de barriles, a su voluntad cerrando o abriendo su “canilla”, modificando el volumen diario de oferta. La decisión de aumentar, mantener o disminuir su producción diaria por parte de alguno de los principales países exportadores de petróleo tendrá impacto directo en el comportamiento y tendencia de los precios, como hemos visto que está sucediendo actualmente. 

El mercado de commodities agrícolas no depende de aumentar o disminuir a voluntad la producción de un determinado producto, por parte de un determinado país. La producción agrícola depende de una gran cantidad de factores internos y externos de cada país, entre los más relevantes podemos mencionar los precios, el factor climático, la tendencia de la demanda, la relación entre las distintas monedas, la intención de siembra de los agricultores en cada uno de los principales países productores y exportadores, la política agrícola en los países exportadores, el comportamiento de la oferta, entre otros. 

Como ejemplo bien concreto podemos destacar lo sucedido en esta última campaña 2014 en el mercado de la soja y el maíz. Como consecuencia de una doble cosecha record de soja y de maíz en Estados Unidos, los precios de la Soja en el mercado mundial se desplomaron perdiendo 160 u$s/ton y lo mismo sucedió con el maíz, donde la caída fue de 110 u$s/ton. Esta baja se trasladó a los precios que reciben los productores de soja y de maíz en Sudamérica. Y podemos confirmar que estamos asistiendo a la primer baja en los precios agrícolas, en esta última década, como consecuencia de una situación de mayor oferta con respecto a la demanda. Y la mayor oferta se da justamente en la primera potencia mundial productora y exportadora de soja y de maíz, los Estados Unidos, repercutiendo en forma directa sobre el humor y la tendencia del mercado de Chicago. 

¿Qué podremos esperar para los precios agrícolas en el 2015?

La primera buena noticia es que la fuerte baja ya se produjo, tanto la soja como el maíz han sufrido el impacto de la doble cosecha récord en Estados Unidos, desde el ingreso de su cosecha en Septiembre/Octubre del 2014. Ahora hay que considerar cuáles serán los principales factores que podrán impactar en la evolución de los precios en el primer y segundo semestre del 2015, aquí mencionamos algunos…

*Evolución del clima durante los meses de enero y febrero, y su impacto en los cultivos y nivel de producción de soja y maíz en Sudamérica, Brasil y Argentina principalmente. 

*Actitud y estrategia de venta de los productores de Sudamérica en el momento de la cosecha. Como factor local de importancia hay que mencionar la situación de Argentina, en un año electoral. 

*Intención de siembra 2015/16 de soja y de maíz por parte de los farmers americanos. Este es uno de los principales factores de mercado que tendrán impacto directo sobre la evolución de los precios de la soja y del maíz, en Chicago, en el segundo semestre. 

*Evolución de la economía en aquellos países que tienen impacto en el comercio global. 

Hay que considerar que el 2015 será un año de gran incertidumbre tanto en el plano local en Argentina como en el plano internacional. Las grandes subas o bajas en el mercado serán consecuencia de nuevos desequilibrios en el balance de oferta y demanda global. Habrá siempre una dependencia del factor climático y su impacto sobre las cosechas, y por supuesto de lo que suceda en los Estados Unidos a la hora de definir su nivel de producción de la próxima campaña 2015/16 de soja y de maíz. Otro año con sobre oferta de producción de soja americana puede llegar a tener un efecto muy negativo en los precios de la soja en el mercado mundial, pensando en el segundo semestre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario