viernes, 18 de diciembre de 2015

Floreciendo con los invernaderos



México crece en agricultura protegida

EUA es para México el gran mercado donde exportar productos hortícolas y por ello, el mercado que define mucha de nuestras políticas y acciones económicas en agricultura protegida.

El avance de la tecnología ha permitido realizar cambios importantes en la tecnificación de los procesos de la agricultura, conduciendo a la apertura de
mercados a nivel mundial, donde los productores están obligados a mantener estándares de calidad y productividad comparadas a las industrias de escala mundial. 


Productos hortícolas como el tomate son altamente demandados por el mercado interno y externo; muestra de ello, es el impulso que ha tenido nuestra industria con respecto al crecimiento de las áreas sembradas en invernaderos en México.

La agricultura protegida en nuestro país ha tenido un crecimiento impresionante desde 1998 donde se refería la existencia de 258 ha (superficie destinada a la horticultura protegida) a 6,639 ha para el 2006, según datos de la AMHPAC.

En relación al tomate, México exporta casi el 85% de su producción de primera calidad a los EUA, mientras que la diferencia se vende en el mercado interno. En México, del área total de invernaderos destinados a la producción, casi el 70% se orienta al tomate en sus diferentes variedades.

Los Estados de la Federación con mayores áreas en invernadero son Sinaloa con el 26.6% seguidos de Baja California y Baja California Sur con el 13.8% respectivamente, México con el 10.3%, Jalisco con el 6.5%, Morelos con el 5.2%, entre el resto que aun no tienen una relevancia comparativa entre los datos anteriores.

Sobre la distribución del mercado, éste impone una lógica sustentatoria, donde los productos hortícolas de mayor demanda siguen el siguiente orden: tomate con el 70%, seguido de pimiento morron con el 16%, pepino con el 10% y el resto de productos con un 4%.

Otro factor importante de ver en la agricultura protegida es el control de la calidad, que no es otra cosa que potenciar el recurso humano, desde la base de mejorar las practicas de evaluación del desempeño, que orientaran a los colaboradores hacia una mayor productividad y desarrollo administrativo en la organización, promoviendo el crecimiento y estabilidad de la empresa.

Finalmente debemos afirmar que la formación profesional es una base insoslayable del crecimiento sustentable de nuestra industria y es ella, la que nos permitirá un crecimiento permanente, seguro y expansivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario