viernes, 5 de febrero de 2016

Pigmentos naturales: Dando tregua a la salud mundial



El mundo se encuentra viviendo una revolución de los productos que consumimos. Si bien nos encontramos con una bomba de alimentos perjudiciales para la salud y el medio ambiente, la gente cada vez toma más conciencia y exige productos saludables.

En este contexto, Portalfruticola.com entrevistó a María Teresa Pino, ingeniera agrónoma y Ph.D Fisiología & Genética Vegetal del Instituto de Investigaciones Agropecuarias de Chile (INIA), quien nos explica la importancia de los pigmentos naturales y cómo pueden cambiar la salud humana.

La experta señaló que se estima que el mercado mundial de pigmentos sintéticos y naturales alcanzaría los USD 2.9 Billones para el año 2019, el 50% se destina a la industria textil y 25% a la industria alimentaria.

En la actualidad se usan principalmente los colorantes sintéticos, porque son más económicos y más estables comparado a los colorantes naturales. Sin embargo, los colorantes naturales son cada vez más demandado en la industria de los alimentos, y se están posicionando frente a los colorantes de origen sintético.

“ Esta tendencia se explica en parte, por el avance de las tecnologías alimentarias, por el interés del consumidor en alimentos más sanos que incorporen colorantes naturales y por la preocupación que tendría la población respecto a los efectos negativos que tendrían algunos colorantes sintéticos en la salud”.

Explicó que la Comunidad Europea es líder en el uso de pigmentos naturales, donde “la demanda por colorantes se proyecta que tendría un crecimiento cercano al 6,4% hasta el año 2020. En Inglaterra, por ejemplo, se comercializan bebidas gaseosas que utilizan colorantes naturales”, indicó.

Aun cuando, ambos tipos de colorantes (sintéticos y naturales) se ocupan en la industria de alimentos, existen algunas empresas como, Tesco y Asda que eliminaron de sus productos todos los colorantes artificiales. También existen normas regulatorias en algunos países que impiden el uso de ciertos colorantes sintéticos. “Por ejemplo, Allura Red AC (16035) se utiliza en Estados Unidos, pero se prohíbe en muchos países europeos. Otro ejemplo, a partir del año 2010 y en algunos países, los alimentos que contienen Tartrazina – color amarillo- deben llevar una advertencia acerca de su efecto (no está autorizado en Austria, Finlandia y Noruega)”, detalló la agrónoma.

En la actualidad, los pigmentos naturales se extraen de varias especies vegetales dependiendo del color que se busque. El verde, por ejemplo, proviene de la clorofila, principalmente de alfalfa. Amarillo y naranjas de la familia de los carotenoides se extraen de algas, de aceite de fruto de la palma. El rojo brillante del insecto La cochinilla (Dactylopius coccus), entre otros.

La papa morada y el camote o sweet potato (batata), presentan propiedades que son aptas para extraer pigmentos naturales. La papa morada presenta un alto contenido de antocianinas, de las cuales se puede extraer pigmentos morados, rojos o azules. Del camote, dado su contenido de carotenoides, se extraen los pigmentos de color anaranjados, así también como de pimentones.

Es por esto que en INIA se encuentran evaluando estos productos naturales con este propósito, además del calafate o zanahorias moradas , de los cuales también se puede extraer pigmentos.

En cuanto a la comercialización de estos pigmentos, la experta anunció que “en cuanto se tengan claro los procesos de extracción, el rendimiento de color por hectárea y se pueda realizar un escalamiento comercial. En eso estamos trabajando a paso acelerado. Aquí lo importante es el volumen y la calidad”.

Pigmentos naturales y la salud mundial

Según explicó la ingeniero, estimaciones de la OMS señalan que la erradicación de la obesidad reduciría en casi un 60% la prevalencia de diabetes tipo 2, en un 20% enfermedades coronarias y accidentes vasculares encefálicos y casi en 30% la de hipertensión arterial.

A nivel mundial existe una necesidad de cambiar los hábitos de vida y alimentación, buscando una vida más sana y saludable, dentro de la cual la alimentación es fundamental. Un encuesta a nivel mundial “Healthy eating trends around the world por Nielsen, 2014”, mostró que la mayoría de los estarían dispuestos a pagar por tener un alimento sano, saludable y con propiedades benéficas como las nutracéuticas- funcionales.

“Así, como existe más conocimiento respecto de compuestos funcionales que cumplen una función relevante en la salud, también hay conciencia de ingredientes presentes en alimentos procesados con efectos nocivos en la salud”, explicó, y añadió que un ejemplo, son algunos colorantes sintéticos y otros ingredientes agregados a los alimentos procesados, varios de estos compuestos sintéticos presentes en jugos, gaseosas, caramelos, yogurt y otros varios, han sido asociados a déficit atencional en niños, alergias y efectos cancerígenos.

“Los productos calificados como de “fair trade” o precio justo están al alza. Muchos consumidores están dispuestos a pagar extra, por una mejora en su calidad y expectativas de vida”.

Por otra parte, expresó, la industria se enfrenta cada vez más al escrutinio no sólo de las autoridades sino de los mismos consumidores, que obliga a la industria a tener mayor transparencia en todo el proceso de elaboración de sus productos. Sin embargo, también hay conciencia que es necesario fomentar el consumo de frutas, hortalizas y alimentos saludables en los estratos más vulnerables donde las enfermedades crónicas crecen a una curva alarmante. “Un índice de obesidad de 7,1 % en menores de 6 años y de 17 % en escolares de 1er año básico, me parece impresionante”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario