jueves, 25 de agosto de 2016

Presenta la Cepal indicadores ambientales de América Latina y el Caribe



América Latina y el Caribe es una de las regiones del mundo que depende en gran medida de la utilización de sus recursos naturales

MÉXICO.— La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó el Cuaderno Estadístico Nº 38: Indicadores ambientales de América Latina y el Caribe, 2009, documento que incluye indicadores que muestran las principales tendencias del medio ambiente en la región.

América Latina y el Caribe es una de las regiones del mundo que depende en gran medida de la utilización de sus recursos naturales para administrar y sostener su crecimiento económico y su desarrollo humano. Este documento pone a disposición de los gobiernos y el público en general series estadísticas ambientales regionales con el objetivo de contribuir al monitoreo y formulación de las políticas públicas de desarrollo y sostenibilidad.

En el Cuaderno Estadístico Nº 38 se comparan los indicadores calculados para 1990 y sus valores más recientes.

Se destaca, por ejemplo, la designación de áreas protegidas con fines de conservación de la biodiversidad, que representaba 19.5 por ciento de la región en 2009 contra 9.5 por ciento en 1990. Otro indicador donde se registra una tendencia de cambio en las dos últimas décadas es la disminución del consumo de sustancias que agotan la capa de ozono: desde 74.5 mil toneladas de PAO (medida del potencial agotador de ozono) en 1989 se pasó a 6.7 mil toneladas PAO en 2008.

En contraste existe un retroceso relacionado con la pérdida de superficie y cobertura forestal del territorio de la región en el periodo 1990-2007, que disminuyó de 48.8 a 44.9 por ciento, perdiéndose un total de 78 millones de hectáreas.

Los indicadores también muestran un aumento sostenido en la intensidad del uso de fertilizantes y agroquímicos en los países sobre los cuales se dispone de información.

Respecto de la biodiversidad, América Latina y el Caribe exhibe un preocupante índice de especies amenazadas (plantas y animales), mientras que la contaminación de las aguas y del aire respirable en ciudades también muestra niveles altos, con sus consecuentes efectos en la calidad de vida y en la salud humana y ecosistémica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario