viernes, 14 de diciembre de 2018

Romero, más que un adorno navideño, destaca por su poder antibiótico


El romero es una planta muy valorada por el hombre desde la antigüedad por sus usos culinarios, terapéuticos y ornamentales. Además, sus hojas son perennes, utilizadas en la decoración de esta época.

Recientemente, un método llamado Extracción de Fluidos Supercríticos (SFE, por sus siglas en inglés), aplicados por investigadores del Tecnológico de Monterrey y de la Pontificia Universidad de Chile demostraron que el aceite de romero posee alta actividad antimicrobiana contra cuatro especies patógenas: Staphylococcus aureus, Candida albicans, Pseudomonas aeruginosa y Escherichia coli.

El resultado fue publicado en un artículo científico titulado “Influencia de la extracción de CO2 supercrítico en el perfil de ácidos grasos, compuestos volátiles y bioactividades de Rosmarinus officinalis”, publicado por la revista Waste and Biomass Valorization.

“Este proyecto representa un gran logro en investigación, porque utiliza el romero, una planta tradicional, pero además porque hace uso de una tecnología de vanguardia como es la Extracción de Fluidos Supercríticos, mediante la cual se estragaron las fracciones del romero con alto potencial antioxidante y antimicrobiano”, comentó el doctor Roberto Parra, investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias, y uno de los autores de dicho artículo.

Aseguró que este es el inicio de varios proyectos que se desarrollarán con el sistema SFE, en los cuales se trabaja junto con el investigador chileno José Manuel del Valle, investigador de la Pontificia Universidad de Chile, quien, además, es el editor del Journal of Supercritical Fluids.

El doctor Parra explicó que la Extracción de Fluidos Supercríticos es una de las estrategias de la investigación actual, y consiste en una técnica para analizar muestras sólidas complejas mediante la extracción de sus componentes y su caracterización a través de un sistema de separación cromatográfica. Dicha técnica utiliza dióxido de carbono líquido, el cual se calienta y se presuriza para que se vuelva supercrítico, es decir, para que adquiera propiedades de los gases y los líquidos.

El estudio detalla que las tres bacterias se inocularon en caldo nutritivo y se incubaron a 37 grados centígrados durante 24 horas, mientras que la levadura C. albicans se inoculó en caldo de extracto de malta y se incubó a 25 grados centígrados durante 24 horas. Cada cepa patógena se inoculó y distribuyó en una superficie de agar con un hisopo estéril.

“Los extractos de romero mostraron una alta actividad antimicrobiana contra los patógenos S. aureus, P. aeruginosa y C. albicans. El primero fue el más sensible a los cuatro extractos evaluados, lo que sugiere que los metabolitos responsables de la inhibición se liberan independientemente de las condiciones operativas. P. aeruginosa y C. albicans también fueron inhibidos por todos los extractos, pero a un nivel más bajo, y E. coli fue inhibida solo por los extractos de las series 2 y 3”, concluyen el doctor Roberto Parra y los demás autores del estudio científico.

“Nuestro proyecto científico demuestra la viabilidad de obtener un alto rendimiento de aceite de romero mediante el sistema SFE. Además, las condiciones operativas utilizadas durante el proceso de extracción (una variación en la temperatura, la presión y el co-disolvente) se describen para detectar niveles de factores específicos, que permiten enfocar una aplicación adicional del aceite (antioxidante, antimicrobiano y nutracéutica)”, finalizó el investigador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario