lunes, 8 de abril de 2019

Medicina alópata vs medicina alternativa y natural

Es cierto que los medicamentos farmacéuticos siguen presentando hoy por hoy algún grado de toxicidad para el hígado.

Y también, su consumo a la larga puede causar algún afecto secundario no deseado.

Es por ello que las autoridades deben respetar el derecho natural que tenemos los seres humanos, a decidir sobre nuestro cuerpo y por ende de elegir libremente la opción médica que preferimos para nuestra salud y la de nuestra familia: ya sea la medicina alópata o alguna opción alternativa.

Existe hoy en día una campaña en contra de la medicina alternativa y naturista por parte de algunas autoridades y por parte de los grandes laboratorios farmacéuticos, debido al gran interés que han generado.

Los productos herbolarios son –por ignorancia o por malicia- constantemente criticados y confundidos con los llamados “productos milagro”, cuando en realidad nada tienen que ver con ellos pues los productos herbolarios, además de ser realizados con plantas medicinales y de acuerdo con recetas ancestrales, su éxito consiste en la constancia (al contrario de los milagro que prometen prontos resultados).

Se habla también mucho de charlatanería, comenta Emmanuel Zúñiga, presidente de la Federación Nacional de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN), y agrega: “decir de forma generalizada que los médicos y terapeutas alternativos son charlatanes, es equivalente a decir que todos los médicos alópatas son buenos… sabemos que no.

Decir que la medicina alternativa no funciona o es un asunto de charlatanería, es cerrarse a opciones que en los hechos, más allá de las complicadas y costosas investigaciones científicas, han demostrado su eficiencia. La medicina herbolaria ha sido una opción real de salud a lo largo de siglos”.

Hablar de la toxicidad de algunas plantas medicinales y dejar de mencionar los efectos nocivos de la medicina química alópata, es simplemente tendencioso”.

Las plantas medicinales tienen siglos de ser utilizadas por la gente para recuperar y mantener la salud, y la sabiduría de cómo utilizarlas ha pasado de generación en generación por la tradición popular.

Es más, la Organización Mundial de la Salud en el texto “Estrategia de la OMS Sobre Medicina Tradicional 2014-2021”, resalta la importancia y necesidad de fomentar el desarrollo de la medicina herbolaria y complementaria en el mundo, como una opción real de salud ante la incapacidad de los gobiernos de brindar servicios médicos a toda la población y ante los efectos nocivos de los medicamentos químicos.

No todas las enfermedades deben ser tratadas de la misma manera, y de hecho existe una gran variedad de formas de abordar un “mal” según la naturaleza de ese “mal”, pretender lo contrario es negar el gran abanico de posibilidades del cual podemos echar mano y quedarnos con opciones muy limitadas.

La medicina química farmacéutica no son la única opción viable. Hay una gran variedad de sistemas médicos o medicinas alternativas, estas son algunas de las más conocidas:
Herbolaria

También llamada ‘Fitoterapia’, es el conjunto de conocimientos relativos a las propiedades curativas de las plantas y sus usos en infusiones, tés, ungüentos y actualmente tratamientos procesados con base a antiguas recetas. Es tan antigua como el hombre mismo y de hecho es la base de varias medicinas alternativas y naturistas.Toda cultura, toda región geográfica en el planeta, tiene su herbolario, siendo la herbolaria mexicana una de las más ricas del mundo.

Homeopatía

Es un sistema de medicina alternativa creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en la idea de que «lo similar cura lo similar», es decir, que una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas, en dosis muy pequeñas curará lo similar en personas enfermas.

La homeopatía es una de las medicinas alternativas más utilizadas; uno de sus beneficios es que sólo se utilizan remedios que se obtienen a partir de fuentes de la naturaleza, sobre todo aquellas que derivan de los animales y de las plantas. Al ser de esta procedencia, es muy probable que no tengan efectos adversos sobre la salud por lo que puede ser utilizada por hombres, mujeres y niños de cualquier edad.

Es un sistema de medicina individualizado que trata a cada persona en particular, en la que se hace hincapié no sólo en los síntomas sino en todo el individuo en general, y al ser individualizado, es mucho más probable que mejore. En la homeopatía, la salud y enfermedad se entienden como un desequilibrio tanto físico como emocional, y por lo tanto la curación involucra un tratamiento comprensivo para re establecer el equilibrio.

Medicina indígena

Para entenderla, es importante tener presente que corresponde a una cosmovisión diferente a la occidental y que en consecuencia tiene prácticas y metodologías ajenas a nuestra lógica. En el mundo prehispánico, los pueblos entendían la enfermedad como un desequilibrio entre los elementos vitales: el calor y el frío; la luz y la oscuridad; lo seco y lo húmedo; producto de la acción de los seres que habitan los pisos celestes.

De acuerdo con la OMS, alrededor de 65 a 80% de la población mundial utiliza la medicina tradicional para curar problemas de salud.

La medicina se ocupaba en esta cosmovisión de ayudar al enfermo a recuperar el equilibrio perdido. Para los pueblos indígenas, la salud y la enfermedad tiene un aspecto holístico que incluye no sólo el cuerpo, y las emociones son también el contexto familiar, social y religioso, por lo que es necesario volver a armonizar al enfermo con el todo.

Con frecuencia, debido a que el principio integrador es religioso, la curación forma parte del sistema filosófico y entra en el terreno de lo sagrado. En consecuencia, la curación se lleva a cabo tanto empleando practicas empíricas como el manejo de la botánica (plantas medicinales), la cura por el agua, masajes, baños con elementos naturales (como vapor, plantas, miel, aguardiente, etc.), dietas y otros, así como elementos mágicos o metafísicos (energía magnética, imposición de las manos, trance, hipnosis, rituales, etc.), aún escasamente comprendidos por la cultura occidental.

Acupuntura

Práctica de la medicina tradicional china y japonesa que consiste en la introducción de agujas muy finas en determinados puntos del cuerpo humano para aliviar dolores, anestesiar determinadas zonas y curar ciertas enfermedades.

Ozonoterapia

Es una forma de tratamiento médico alternativo que pretende, entre otros objetivos, la saturación de oxígeno en el organismo a través de la insuflación de una mezcla de oxígeno y ozono al cuerpo por diversas vías.

El ozono cura porque mejora el metabolismo y el sistema inmunológico. Es utilizado para un sinfín de padecimientos sobre todo degenerativos. Cuaba es uno de los países pioneros en este tipo de terapia, donde se aplica con éxito dese hace 25 años.

Flores de Bach

La llamada Terapia Floral o Flores de Bach es una terapia natural que trabaja a nivel energético para ayudar a equilibrar las emociones de la persona. En realidad, las Flores de Bach trabajan en los cuatro planos básicos del ser humano: espiritual, mental, emocional y físico simultáneamente, por lo que se puede considerar no sólo una terapia, sino un instrumento de crecimiento personal.

La terapia floral fue desarrollada en 1928 por el doctor, investigador y homeópata Edward Bach quien describió la enfermedad como el resultado de un conflicto entre el alma y la mente. Aseguraba que detrás de todo padecimiento se encuentran los temores, ansiedades y repugnancias que tenemos por lo que no se produce una verdadera curación sin un equilibrio emocional, físico y mental; es decir, la Terapia Floral tiene una visión holística.

¿Has utilizado alguna de estas opciones? ¿Prefieres la medicina alópata sobre la alternativa y la natural?

No hay comentarios:

Publicar un comentario