jueves, 18 de julio de 2019

Hongos setas: el futuro para la nutrición y la salud


Al rededor de los últimos años, se ha descubierto que los hongos comestibles tienen un gran sabor, que tienen muchos nutrientes esenciales para el cuerpo humano y que cuentan con una baja concentración de grasas saturadas; debido a estos descubrimientos, el cultivo mundial de hongos ha incrementado en grandes proporciones.

Existen varios hongos comestibles pero en el que nos vamos a enfocar es en el tipo seta. Los hongos setas son una fuente de proteína, alcanza hasta un 35% en base seca, que es mucho mayor que el trigo, la leche, el pollo y la carne de res. Otro punto a su favor es que contienen vitaminas, tales como: B1, B2, B12, C, D, NIACINA y ácido pantoténico, mientras que también tiene un bajo contenido calórico y ácidos grasos insaturados.

Esto significa que los hongos tipo setas pueden ser un gran sustituto de alimentos que podrían no ser tan saludables como se ha llegado a pensar en el pasado, volviéndose una alternativa para lograr satisfacer las necesidades alimenticias de la población; de igual manera se pueden convertir en un aliado para combatir casos de desnutrición e incluso pobreza, ya que también su producción se ha encargado de brindar fuentes de empleo.



Los hongos setas cuentan con un papel ecológico de suma importancia ya que establecen una simbiosis con las raíces de las plantas, de manera que reciclan la materia inerte y la convierten en energía que pueden aprovechar las plantas.

Al momento de producir setas, estas son aprovechadas en un 100%, las que son grandes y medianas se usan para cualquier platillo que se puedan imaginar, mientras los tallos y las setas pequeñas son ideales para la preparación de sopas y salsas.

Gracias a toda esta información podemos considerar que los hongos tipo seta son el camino ideal para un futuro en el ámbito de la salud, la nutrición y la ecología.





No hay comentarios:

Publicar un comentario