jueves, 16 de enero de 2020

Por bajo consumo peligran pápalo, verdalogas, huauzontle y romerito


Hierbas como verdolagas, huauzontle, flor de calabaza, pápalo o los tradicionales romeritos son un pequeño listado dentro de la gran diversidad de quelites que existen en nuestro país, la mayoría de ellos menos populares que están en riesgo de desaparecer, ya que los mexicanos nos hemos olvidado de consumirlos.

Es por eso que la Conabio lanzó este año un calendario con recetas para alentar el consumo.

“Los quelites son estas partes tiernas de las plantas que se comen; pueden ser hojas, tallos o flores, y en México tenemos más de 350 especies de quelites que se consumen, algunos se llegan a recolectar y otros a cultivar”, señaló Mahelet Lozada, experta en agrobiodiversidad de Recursos Biológicos en la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Estas plantas se consumen desde la época prehispánica; el término quelite deriva del náhuatl quilitl, así que se consideran verduras nativas de nuestro país pues fueron nuestros ancestros quienes definieron esa clasificación; sin embargo, a pesar de su gran valor nutricional, la gran mayoría está en riesgo de perderse, alerta la Conabio.

“En muchos casos ya no se comen por falta de uso, tenemos quelites aquí en Ciudad de México, hasta en las banquetas los podemos encontrar, pero ya no reconocerlos como un alimento es una pérdida por desconocimiento”, afirma.

“En otros casos hay ciertas especies de recolección que con frecuencia son confundidos como malezas de otros cultivos; en el caso del maíz, echan herbicidas, plaguicidas y estas plantas ya no crecen y eso provoca que las poblaciones disminuyan. Así que dependiendo del quelite son los diversos tipos de pérdida y sobre todo es el desprecio a estas especies”, destacó la experta.

CULTIVO TRADICIONAL

La producción de quelites es poco significativa en las estadísticas agrícolas nacionales. En 2016 la Secretaría de Agricultura reportó apenas una superficie cultivada de 260 hectáreas en todo el país.

De la gama de quelites, los romeritos son los más populares esta temporada navideña, pero en Xochimilco, por ejemplo, ni si quiera existe un censo de productores, ya que solo unos cuantos mantiene el cultivo y lo hacen de manera tradicional, lo cual resulta un trabajo arduo.

Acompaño al señor Bernardino López a su chinampa; caminamos entre los callejones del Barrio la Asunción para embarcarnos en su vieja canoa.

Su yerno, Víctor, de 49 años, rema a través del canal de Cuemanco, hasta llegar a la chinampa ubicada en una zona conocida como Atlazotlita, donde cultivan romeritos, verdolagas, quelite cenizo, flores y otras verduras, dependiendo de la temporada.

Te recomendamos: Larousse presenta “Grandes Chefs Mexicanos”, recetario de los mejores postres
Con una habilidad que no opaca el rayo de sol, Víctor muestra paso a paso cómo se lleva a cabo la siembra; después pasan al corte de los romeritos que cultivaron hace un par de semanas. Se ponen en cuclillas y con un pequeño cuchillo van haciendo el corte de la planta. Un trabajo pesado para la espalda, ya que se realiza de 8 de la mañana a 6 de tarde bajo el sol. Pero Bernardino destaca que la producción actual no se compara como lo que su familia llegó a producir antaño.

“Yo de niño me llevaban al embarcadero de San Diego y ahí llegaban camionetas a comprarnos nuestros productos, nos compraban por docenas los manojos de romero y había ocasiones en que lo entregábamos por gruesa, que son 12 docenas; ahora en la actualidad ya no, ya no vienen esos compradores, ya no tenemos la misma demanda, sí lo vendemos pero en pocas cantidades”, señaló Bernardino López.

Las esposas e hijas de los productores ofrecen los romeritos directo de la chinampa en el mercado del centro de Xochimilco, donde apenas llegan algunos compradores. Así que para el rescate del consumo de todo tipo de quelites, la Conabio lanzó su calendario 2020, dedicado a “Los quelites de México”, que también incluye un práctico recetario.

“El calendario está compuesto por cada mes una especie de algún quelite y está de acuerdo con la temporada en la que se encuentra disponible este quelite. En la parte de atrás encontramos una receta; algunas de ellas son muy sencillas de hacer y otras que llegan a ser un poco más complejas como los tamales”, explicó la especialista Mahelet Lozada.

La idea es motivar a que al menos una vez por mes los mexicanos vuelvan al consumo de quelites, como la chaya en enero o en febrero las flores y cogollitos de colorín, un árbol que abunda en Ciudad de México, razón por la que curiosamente la ilustración en el calendario muestra ese árbol sobre una banqueta.

PROPIEDADES

Estas plantas se consumen desde épocas prehispánicas y tienen propiedades antioxidantes, inhiben el crecimiento de la bacteria Helicobacter pylori, combaten la amibiasis, así como otros problemas estomacales.

NUTRIENTES

Un estudio de la UNAM revela que son fuente importante de minerales y microminerales, vitaminas y fibra (insoluble y soluble), además de que contienen sustancias que contribuyen a la mejora de la microbiota y, por ende, para la salud humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario