martes, 14 de abril de 2020

Los trabajadores agrícolas arriesgan sus vidas para alimentarnos


Todos los días, cuando Carmelita termina su turno en los campos de fresas de la costa central de California, se rocía con Lysol, se quita el pañuelo que usa para protegerse la cara y lo guarda en una bolsa de plástico antes de subir a su automóvil. Ella es la única proveedora de sus dos hijos pequeños y no puede permitirse perder un día en el trabajo.

Pero en estos días, con la pandemia de COVID-19 arrasando el país, eso se está volviendo mucho más difícil. Carmelita sigue cuidadosamente las precauciones de seguridad recomendadas por los expertos en salud, pero eso es especialmente difícil en los campos. La granja donde trabaja en Oxnard no está aplicando protocolos de seguridad, le dijo a Grist el trabajador agrícola de 44 años. (Carmelita solicitó que se ocultara su apellido por temor a represalias de su empleador).

Para empeorar las cosas, sus compañeros de trabajo rechazan sus repetidas súplicas de que mantengan la distancia recomendada por un experto de seis pies de ella. Se ríen y se burlan de ella: «Nada va a suceder». Le dicen que, si no quiere trabajar, debería irse a casa.

Carmelita, cuyos hijos tienen 7 y 13 años, no tiene ese lujo. Todas las tardes, cuando recoge a su hija menor de la casa de la niñera, lo primero que hace es correr a sus brazos para abrazarla. Lo último que Carmelita quiere hacer es infectarlo con el virus, pero todos los días corre el riesgo de poner comida en la mesa para sus hijos y el resto de California.

«Usted está tratando de no exponerse, pero desafortunadamente no tenemos la capacidad de dejar de trabajar», dijo Carmelita en español. “El estado nos llama trabajadores esenciales, pero no demuestran nuestro valor. Nos estamos poniendo en riesgo para alimentar al país».

A medida que la temporada de recolección de fresas se pone en marcha en abril y mayo, los trabajadores agrícolas abogan por el temor de que la falta de protecciones de seguridad de los trabajadores, combinada con la falta de acceso a la atención médica y las condiciones de vida abarrotadas, pueda conducir a un brote importante de COVID-19 en los trabajadores agrícolas de comunidades en todo California. A medida que se cosechan otros cultivos durante la primavera, gran parte del resto del país enfrenta un riesgo similar. Para una población activa particularmente vulnerable debido a la inseguridad económica, la exposición a pesticidas, tasas de incidencia más altas de enfermedades respiratorias como el asma y afecciones crónicas como la diabetes, COVID-19 podría ser devastador.

«Si no hacemos algo para abordar las condiciones de vida, trabajo, vivienda y transporte de los trabajadores agrícolas de inmediato, nos estamos preparando para un tremendo impacto en el sector agrícola porque estos cultivos no pueden cosecharse sin los trabajadores agrícolas», dijo Andrea Delgado , director de asuntos gubernamentales de la Fundación UFW (una organización hermana sin fines de lucro del sindicato United Farm Workers), que brinda una gama de servicios a los trabajadores agrícolas y las comunidades de inmigrantes.

A nivel federal y estatal, la Fundación UFW ha instado al Congreso y a los gobiernos estatales a abordar las necesidades únicas de los trabajadores agrícolas al proporcionar ayuda que pueda prevenir la propagación del virus y ayudar a los trabajadores a sobrevivir los desafíos que se avecinan. Hay más de 2.4 millones de trabajadores agrícolas en todo el país, y se estima que aproximadamente la mitad son indocumentados. En el paquete de estímulo económico más reciente, el Congreso destinó $ 9.5 mil millones para el Departamento de Agricultura y $ 14 mil millones en préstamos para la industria agrícola, pero la preocupación de Delgado es que ninguno de estos fondos esté específicamente dirigido a trabajadores agrícolas.

La Fundación UFW está pidiendo al Congreso que brinde a los trabajadores agrícolas el pago de riesgos, el apoyo financiero para el cuidado de niños y la licencia por enfermedad, entre otros beneficios. Los trabajadores agrícolas en promedio ganan alrededor de $ 10.60 por hora y tienen un ingreso medio anual entre $ 17,500 y $ 19,999. Solo el 47 por ciento de los trabajadores agrícolas informaron tener seguro de salud, según la última Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas.

“En este momento, su situación legal, su acceso a los beneficios, crea las condiciones en las que estos trabajadores tendrán que elegir entre ir a trabajar y ganarse la vida para poder pagar una casa, comida y cuidado de sus hijos, o quedarse en casa y cuidarse a sí mismos «, dijo Delgado.

Los trabajadores agrícolas no solo trabajan codo con codo: a menudo comparten viviendas para reducir costos, duplicar o triplicar en apartamentos, casas móviles y casas. Muchos también viajan juntos para trabajar juntos, viajando largas distancias para llegar a huertos y campos en áreas rurales.

«Puede imaginar cuáles son las implicaciones para la transmisión y su capacidad para mantenerse saludables y seguros, y mantener a sus familias», dijo Delgado.
Escasez de alimentos para trabajadores agrícolas

Como los estadounidenses han cumplido con las órdenes de quedarse en casa, también se apresuraron a almacenar víveres. Uno de los efectos secundarios es que los trabajadores agrícolas enfrentan un mayor nivel de inseguridad alimentaria. Para cuando los trabajadores terminan sus turnos, los alimentos básicos como frijoles y arroz se agotan en las tiendas de comestibles. Las despensas de alimentos también se están quedando sin alimentos.

Los trabajadores agrícolas en el Valle Central de California han visto cómo se desarrolla esto. Después de 15 años de cosechar uvas y arándanos cerca de su casa en Delano, Susana dejó de trabajar hace aproximadamente un mes por temor a recibir COVID-19. Su esposo, que trabaja en una granja lechera, está expuesto a riesgos similares. Pero sin el salario de Susana y con tres hijos que alimentar, la pareja no puede permitirse quedarse en casa.

«Nunca esperábamos pasar por algo como esto, y estamos realmente preocupados por lo que está sucediendo. No vamos a ninguna parte. Nos quedamos en casa con nuestros hijos «, dijo a Grist en español Susana, quien solicitó que se ocultara su apellido porque es indocumentada.

La familia de seis, que también incluye a la madre de Susana, ahora está luchando para que su dinero dure con un solo ingreso. Algunos días, Susana no puede darse el lujo de comprar en el supermercado. Ella confía en los bancos de alimentos locales, pero ellos también se quedan sin alimentos básicos rápidamente, dijo. La fruta, la leche y las comidas de almuerzo proporcionadas dos veces por semana en las escuelas de sus hijos ayudan mucho a la familia a sobrevivir.

Pero con el cierre de las escuelas, los estudiantes de bajos ingresos que alguna vez recibieron desayuno y almuerzo gratis en el campus ahora almuerzan solo dos veces por semana en áreas como el centro de California. Para ayudar a los necesitados, dos escuelas que sirven principalmente a los hijos de trabajadores agrícolas en Delano ahora ofrecen desayuno a los estudiantes y sus padres, dijo Nancy Oropeza, una organizadora de la Fundación UFW con sede en Delano. Para sobrevivir, algunas familias ahora racionan o se quedan sin comida, dijo.

«Desafortunadamente eso es un hecho. Tal vez tuvieron suficiente comida para la última semana, pero ahora se les está acabando», agregó.

Organizaciones como Lideres Campesinas, una red de mujeres líderes de trabajadores agrícolas, instan a los líderes estatales a tomar medidas, describiendo a los trabajadores agrícolas como «uno de los eslabones más vulnerables en la cadena de suministro de alimentos, la fuerza laboral y la ciudadanía de nuestro país». En una carta enviada al gobernador Gavin Newsom esta semana, la organización con sede en Oxnard presionó a los funcionarios estatales para que priorizaran las necesidades de los trabajadores agrícolas al abordar los niveles inadecuados de educación sanitaria en COVID-19, la falta de acceso a la atención médica y la inseguridad alimentaria.
El brote que se avecina

Las organizaciones de defensa que prestan servicios a los trabajadores agrícolas han seguido de cerca el coronavirus, que se ha extendido rápidamente a áreas de bajos ingresos y densamente pobladas. En los condados de Santa Bárbara y Ventura en California, los defensores han observado con preocupación cómo los casos de COVID-19 han surgido en ciudades como Santa María y Oxnard, donde muchos trabajadores agrícolas trabajan y viven.

«Si hay un brote importante entre las comunidades de trabajadores agrícolas, puede propagarse muy, muy rápidamente», dijo Lucas Zucker, director de políticas y comunicaciones de la Alianza Central de la Costa Unida para una Economía Sostenible (CAUSA), que aboga por los inmigrantes indígenas. y comunidades indocumentadas en los condados de Ventura y Santa Bárbara.

«Realmente me preocupa lo que sucederá, ya que la temporada alta de fresas coincide con este brote máximo de COVID-19», agregó. «No se pueden recoger fresas sobre Zoom».

Esa colisión será un duro golpe para un segmento de la población que carece en gran medida no solo de atención médica, sino también a veces incluso de la información sobre cómo protegerse mejor antes o después de la exposición.

Los defensores han estado alentando a los productores a tomar «pasos significativos» para proteger a los trabajadores agrícolas de la exposición al coronavirus al promover prácticas en el lugar de trabajo que prioricen la salud y la seguridad de los trabajadores, pero dicen que muchas compañías no están respondiendo.

El sindicato United Farm Workers encuestó a los trabajadores agrícolas a través de las redes sociales para determinar si los empleadores están proporcionando información relacionada con el coronavirus. El sindicato descubrió que pocos lo están haciendo, según Armando Elenes, secretario tesorero de la organización.

Ciertos empleadores que operan bajo contratos sindicales han emitido nuevas pautas, como prácticas de selección que requieren distanciamiento social. Pero en toda la industria, la UFW dice que ha aprendido a través de sus miembros que las empresas no están aplicando estas mejores prácticas. En su carta del 30 de marzo a los empleadores agrícolas, la UFW solicitó licencia por enfermedad prolongada, fácil acceso a servicios médicos, así como exámenes de detección, pruebas y tratamiento para trabajadores agrícolas no sindicalizados que carecen de atención médica.

Entre los trabajadores agrícolas que CAUSE ha encuestado, los trabajadores informan que los empleadores están proporcionando informes de medidas de seguridad al comienzo de los turnos de trabajo y están tambaleando a las personas en las filas del campo. Pero incluso con estas medidas en su lugar, Zucker señaló que la naturaleza del trabajo dificulta el cumplimiento de los trabajadores. Por ejemplo, durante la temporada alta, los empleadores pagan a los trabajadores por caja, creando un fuerte incentivo para que los trabajadores agrícolas se salten los descansos.

“Cosas como tomar 20 segundos para lavarse las manos, parece que no es tanto tiempo. Pero cuando te estás lavando las manos es mucho tiempo, especialmente cuando sientes que tienes que salir para ganar un dólar para sobrevivir «, dijo Zucker.

Beate Ritz, experta en epidemiología ocupacional de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que es muy probable que el coronavirus se propague a las comunidades agrícolas de la clase trabajadora, según los patrones de transmisión existentes.

El impacto del coronavirus estará determinado por la seriedad con la que la industria agrícola tome esta amenaza para la salud, si aplican medidas de seguridad y qué recursos se destinan a abordar problemas como el acceso a la atención médica.

“Puede tener un brote grande y todo el sistema se descompone o, como estamos tratando de hacer ahora por lo que llaman la ‘nivelación de la curva’, para que no llegue a su punto máximo, puede tener se extendió con el tiempo”, dijo Ritz.

El Instituto de Política Económica también advierte que el pico en el empleo agrícola, que aumenta desde la primavera hasta julio, se superpondrá con el pico del coronavirus. El grupo de expertos no partidista, que realiza investigaciones económicas, concluyó que los empleadores deberán proporcionar seguro médico, días de enfermedad pagados y equipo de seguridad adecuado. El grupo de expertos argumenta que los productores también deberían implementar medidas de distanciamiento social, incluso si algunas de estas medidas de seguridad reducen la productividad.

«Los trabajadores agrícolas ya trabajan bajo lo que a veces pueden ser condiciones peligrosas y poco saludables, y ahora COVID-19 presenta un desafío adicional», indicó el informe.

Muchas de las áreas que emplean a trabajadores agrícolas tienden a ser rurales y carecen de la atención médica y otra infraestructura para responder a un brote potencial. En el estado de Washington y California, a la Fundación UFW le preocupa que los trabajadores agrícolas no busquen atención médica incluso si tienen síntomas, porque carecen de seguro médico o temen ser deportados. Algunos nunca han sido tratados por un médico.

«Estas son personas que necesitan trabajar y no pueden darse el lujo de no trabajar, incluso si se enferman», dijo Delgado de la Fundación UFW.
Manteniendo el rumbo

En Oxnard, ese es el caso de Carmelita, que planea continuar cosechando fresas. Sus hijos dependen de ella, y nadie perdonará el pago adeudado por la habitación que alquila en una casa móvil compartida.

Para llegar a fin de mes, se ha vuelto creativa. Cuando el cierre de la escuela la obligó a buscar cuidado infantil alternativo para sus hijos, no pudo pagar el nuevo gasto. Así que compró una cámara de video, la instaló en la habitación que alquila, estableció un horario de estudio para su hijo de 13 años y lo monitorea a través de su teléfono celular durante el día.

Lo que pesa sobre ella es la posibilidad de que se enferme con COVID-19 y ya no pueda cuidar a sus hijos. Entonces ella toma precauciones en el trabajo para minimizar el riesgo. En su tiempo libre es voluntaria con Lideres Campesinas, asegurando que otros trabajadores agrícolas tengan acceso a información potencialmente salvadora.

«Conozco los riesgos que enfrenta al trabajar en los campos debido a los pesticidas», dijo Carmelita, nativa de México que comenzó a recoger uvas a los 13 años en las vacaciones de invierno y verano en su tierra natal. «Así que soy consciente del riesgo. Pero este tipo de riesgo, no.

Estos riesgos son los que la motivaron a trabajar con organizaciones como Lideres Campesinas, para que pudiera aprender cómo protegerse a sí misma y a los demás. Ahora, ella solo necesita convencer a sus compañeros de trabajo para que hagan lo mismo. «La realidad es que cualquiera de nosotros puede estar expuesta», dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario