lunes, 27 de julio de 2020

¿Podríamos aún curar el planeta, si nos lo propusiéramos?


El año 2020 tiene la extraña sensación del primer capítulo de una novela distópica, pero la idea de que se debe hacer algo sobre el cambio climático no es nueva. Surge entonces la pregunta. ¿estamos a tiempo de curar el planeta?

Hace casi 30 años, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro, comenzó un fuerte impulso para reducir el consumo y avanzar hacia la sostenibilidad.

Luego, en 2015, el Acuerdo Climático de París aclaró que la forma en que producimos y consumimos se relaciona directamente con la sostenibilidad y el cambio climático. La ciencia detrás de las emisiones de carbono y el cambio climático es clara: no podemos sostener nuestro consumo y contaminación sin repercusiones permanentes.

Pero para la mayoría de las personas, todos los hechos, cifras y jerga política suenan como una conversación bajo el agua. Mientras la élite política discutía sobre la rendición de cuentas, la responsabilidad y la regulación, la mayoría de los estadounidenses ha ignorado la conversación.

Si hemos aprendido algo en 2020 frente a la pandemia de COVID-19, mientras vimos el aire y el agua despejarse en cuestión de semanas, es que somos más poderosos como individuos de lo que nos damos crédito.

Es hora de dejar de esperar directivas y responder a nuestro propio llamado a la acción. Individual y colectivamente, podemos hacer la diferencia.
Potencia individual amplificada

Si bien el mundo se quedó boquiabierto ante el horror de los incendios forestales de Australia a fines de 2019 y principios de 2020, los rumores sobre el cambio climático estallaron en discusiones familiares, al menos en la costa oeste de Estados Unidos, donde los incendios forestales amenazan a las comunidades en zonas más grandes cada año.

Cuando COVID-19 irrumpió en suelo estadounidense en marzo, millones de estadounidenses comenzaron a quedarse en casa. Lamentamos la repentina ausencia de papel higiénico, vimos a Netflix como si fuera un trabajo de tiempo completo, agotamos nuestras pilas de libros para leer y permitimos que nos llevaran comida y comida a nuestras puertas.

Cuando miramos por nuestras ventanas lluviosas, imitando los videos de MTV de la década de 1990 con nuestras miradas conmovedoras, comenzamos a notar que nuestras calles no estaban vacías. Los animales que consideramos salvajes paseaban por las calles en nuestra ausencia. Nuestros cielos parecían más azules. Las vías fluviales que solían asustarnos parecían claras y acogedoras.

Y en algunas aguas costeras estaban esos … ¿delfines? ¿Qué estaba pasando?

Los ambientalistas y los científicos del clima comenzaron a volar las redes sociales. Nos engancharon con imágenes y luego nos salpicaron con poderosas imágenes de cambio drástico.

Todos nos quedamos en casa, haciendo memes y comunicándonos a través de Zoom mientras la Tierra se estaba curando. Cuando dejamos de viajar, todas nuestras emisiones cayeron en picada.

No solo estábamos teniendo un impacto al quedarnos en casa durante la pandemia global y al reducir drásticamente nuestras emisiones de carbono, sino que, como resultó, también aumentamos nuestro uso de recursos renovables, según la Agencia Internacional de Energía. En 2020 hemos aprendido que podemos marcar la diferencia como individuos, colectivamente.

El cambio no tiene que limitarse a la política, cada uno de nosotros tiene el poder de causar un impacto. Colectivamente, podemos cambiar el mundo.
Aprovechando las lecciones del pasado

Desafortunadamente, estos resultados no durarán sin esfuerzo. Después de la recesión de 2009 en los Estados Unidos, las emisiones se desplomaron con la caída económica y luego aumentaron con la recuperación, aumentando un 6% el año siguiente. Lo que pasa con la sostenibilidad es que tienes que sostenerla.

No puedo reciclar una botella de plástico de un solo uso y luego anunciar que he resuelto nuestra crisis de plástico. No, tengo que seguir intentándolo.

Desafortunadamente, no todos podemos quedarnos en casa para siempre, viviendo el sueño americano sin pantalones, pero tampoco tenemos que volver a consumirnos como perros hambrientos.

No estoy sugiriendo que vivamos con miedo a los virus y al cambio climático, pero deberíamos vivir como administradores responsables de nuestra Tierra para que podamos continuar caminando en los bosques de secoyas, bucear sobre los arrecifes de coral y respirar profundamente mientras caminamos por las calles de nuestra ciudad.

A medida que aumentan las restricciones de bloqueo, debemos seguir sopesando nuestros deseos y necesidades. Ya nos hemos convertido en expertos en esto durante esta pandemia. Deberíamos comprar atentamente, trabajar desde casa cuando podamos, hacer menos viajes a la tienda, plantar un jardín, compartir el automóvil, sacar nuestras bicicletas y planificar nuestras vacaciones teniendo en cuenta nuestros impactos.

Entiendo que no todos pueden permitirse hacer todos estos cambios, pero todos podemos hacer algunos de ellos. Podemos afectar el cambio climático, con o sin política gubernamental. Esto no tiene por qué ser el comienzo de una novela distópica. Llegamos a escribir nuestra propia historia.

Ya superé las distopías. En cambio, escribamos una utopía juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario