martes, 25 de agosto de 2020

Champiñones, la comida de oro: ayuda a mantener el cerebro joven


¿Sabías que los hongos no se consideran vegetales? Tienen su propio reino: el reino de los hongos.

Por lo que se sabe, se consumen desde hace cientos de años en todas partes del mundo y existen aproximadamente unas 300 especies diferentes.

No todos cuentan con el mismo valor gastronómico o el mismo sabor, pero existen suficientes como para variar los distintos gustos culinarios y descubrir siempre nuevos sabores más allá de las variedades más conocidas.

Pero los enigmáticos hongos son también considerados por los nutricionistas como verdaderos “tesoros ocultos de la naturaleza”. ¿Por qué? Pues bien, tienen bajo contenido graso, pocas calorías, son ricos en nutrientes, con bajo contenido de sodio y suman gran cantidad de antioxidantes naturales.

Todo esto representa un montón de beneficios para la salud que vamos a detallar en estos 10 puntos más importantes a destacar de los hongos.

1) Son fuente de vitaminas y minerales.

Los hongos son también una importante fuente de vitaminas, en particular de vitamina B, necesaria para el funcionamiento neuromuscular y el buen estado de la piel. También forman parte de los alimentos que suman vitamina D, que no son muchos.

La vitamina D juega un rol importante en la salud ósea porque permite fijar el calcio en nuestro organismo. Una forma de prevenir fracturas y osteoporosis es incorporando vitamina D, que también tiene un efecto protector contra la diabetes y algunos tipos de cánceres.

Los hongos también son ricos en fósforo, un componente esencial de las membranas celulares, e indispensable para la producción de energía en el organismo.

2) Aliados de las dietas naturales.

Tan sólo 30 calorías aportan 100 g de hongos crudos. ¡Poquísimo! Además, se componen de agua casi en un 90%, de modo que son ideales para complementar dietas para adelgazar.

Asimismo, comer hongos brinda sensación de saciedad evitando el tan nocivo “picoteo”. ¡No dejes de incluirlo en tus comidas o ensaladas!

3) Realzan el sabor de las comidas.

Sabemos que quienes sufren de hipertensión, deben estar muy atentos a los alimentos que contienen sal. Los hongos son una excelente opción porque son bajos en sodio y naturalmente sabrosos. ¡No necesitas agregarles sal!

4) Refuerzan el sistema inmunitario.

Los hongos son una fuente importante de selenio, un antioxidante necesario para nuestro organismo. Permiten reforzar el sistema inmunológico y proteger nuestras células de los radicales libres, generadores de múltiples enfermedades crónicas.

5) Son buenos para el corazón.

Nuevamente el selenio que encontramos en los hongos, juega un rol importante como protector de las enfermedades cardiovasculares.

Al ser bajos en grasas y en sodio, permiten controlar el peso y reducir la presión arterial.

6) Reducen el colesterol.

Un estudio realizado en animales, demostró que los hongos reducen el colesterol de la sangre. En efecto, contienen un tipo de fibra que ayuda a reducir el colesterol.

¡Excelente noticia!

7) Mejoran la calidad de la piel y del cabello.

Sabemos que las frutas y las verduras frescas son buenas para la salud y particularmente para la piel y para el cabello. Pero además, contamos con el importante aporte que hacen los hongos.

Los nutrientes esenciales que contienen (selenio, cobre, biotina, niacina y riboflavina), ayudan puntualmente a mejorar la calidad de la piel y del cabello.

8) Previenen la diabetes.

Los hongos poseen un índice glucémico muy bajo, lo que explica por qué las personas diabéticas pueden comer hongos sin temor a que aumente el nivel de glucosa en la sangre.

Los hongos cuentan también con ventajas muy útiles para las personas que tienen diabetes. Dado que son bajos en grasas y ricos en antioxidantes, los hongos pueden también reducir los riesgos de enfermedad cardíaca, algo que suele darse en personas diabéticas.

Al ser una fuente de potasio con bajo contenido de sal, los hongos también contribuyen a mantener controlados los índices de presión arterial.

9) Podrían prevenir el cáncer.

Los científicos del City of Hope, fueron los primeros investigadores que realizaron un estudio sobre la eventual conexión que habría entre el consumo de hongos y el desarrollo de tumores.

Al parecer, los hongos contienen compuestos ligados a la reducción del riesgo de ciertos tipos de cánceres. En efecto, estos compuestos como la lectina y otras proteínas únicas, los glucanos entre otros, tienen la capacidad de inhibir la formación del cáncer, así como de su desarrollo.

Tres estudios adicionales, demostraron que las mujeres que comen en promedio un hongo al día tienen dos veces menos de riesgos de contraer cáncer de seno, que quienes no lo hacen.

El selenio es otra vez un aliado indiscutible, porque reduce también el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga, particularmente en las mujeres.

10) Son una importante fuente de proteínas.

Si consideramos por un momento los hongos como vegetales, y los comparamos con todos los demás, veríamos que cuentan con muchas virtudes desconocidas y entre ellas, el importante aporte de proteínas que hace al organismo.

No son muchos los vegetales que suman proteínas, pero es importante saber que los hongos tienen entre un 2 un 3%, contra 1 o 2% de la mayoría de los vegetales.

Hongos tóxicos.

¡Cuidado! Parece ser que, cuanto más atractivos son, más peligrosos son. La lista de hongos tóxicos y mortales incluye unas 30 especies diferentes.

La confusión puede ser frecuente y las consecuencias terribles. Es sumamente importante no consumir hongos silvestres antes de tener la certeza de que sean comestibles.

Si alguien que haya consumido hongos sufre de vómitos, diarrea, fiebre alta, hipotensión, taquicardia, sequedad en la boca, temblores, sensación de quemazón, vértigo, alucinaciones o trastornos en la vista; tal vez se haya envenenado con hongos tóxicos. En este caso, debemos acudir urgente al hospital.

Es importante saber que el tiempo de reacción puede ser largo y los síntomas comienzan a notarse entre 10 horas y 14 días después de haberlos consumido.

La especie Lepiota brunneoincarnata, es una de las más comunes que podemos encontrar en los bordes de los caminos, en los jardines, debajo de los árboles o de otras plantas, en lugares húmedos y crece en pequeños grupos. Este hongo es altamente tóxico y puede ser mortal. Tienen una apariencia blanca con manchas marrones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario