Comercio justo

El Comercio Justo no busca donativos, ayudas asistenciales, limosnas ni subsidios, sino acceso equitativo al mercado para vender a precio justo los productos artesanales, agrícolas y ecológicos que producen comunidades pobres.



Es una propuesta humanista y humanizadora con características muy concretas:
Productor
Consumidor
Sociedad
Es comunitaria, se trata de cooperativas o formas asociadas para el trabajo.
Cuida la calidad de los productos.
Respeto y cuidado del medio ambiente.
Respeta la libertad de iniciativa y trabajo.
Educa permanentemente al consumidor.
Respeta los derechos humanos.
Es solidaria.
Paga un precio justo.
Incorpora valores éticos.
No sobre explota los recursos naturales.
Evita los intermediarios.
Busca la igualdad de género.
Consumo responsable.
No acepta explotación infantil.
  

Comentarios